Tarot, magia e interpretación de sueños

Publicidad: Redactamos un artículo, y quedará con tu firma de autoría. Sólo temática relacionada. Ver

Recuerdo de unos fantasmas

Los fantasmas y el niño

Fantasmas¿Existen los fantasmas? Cuando recuerdo el pasado surge en mi mente, nítidamente, un suceso escalofriante que me ocurrió cuando tenía 6 años. Mi padre tenía el cargo de “jefe de estación”, en la empresa “renfe”. Ejercía su cargo en el pueblo llamado Pobes, un pueblo cerca de Vitoria, España. Por ese motivo viviamos en el edificio de la estación de dicha localidad. Mi padre trabajaba muchas horas (quizás demasiadas),  mientras yo iba a la escuela o jugaba con mi bici en el andén de la estación, recorriendo todo el pueblo. Yo era amigo del hijo del guarda agujas Anatolio, así que pasaba muchas horas con él. Respecto a mi madre, recuerdo que tenía mucho miedo, porque decía, que en la casa en la que vivíamos, pasaban cosas raras, inexplicables, pero nunca creí tal cosa. Sin embargo, no puedo olvidar una noche que  yo me encontraba solo en mi habitación. La ventana estaba abierta. Me acosté en mi cama y al cabo de pocos minutos me dormí, ya que me encontraba bastante cansado.

 

Recien me había dormido (aún en fase ligera del sueño), tuve una sensación muy extraña. Parecía que alguien me tocaba los pies. Según sentí que algo me estaba tocando los pies, me desperte y vi claramente a un anciano alto, con una expresión furiosa, que me agarraba los pies con ahínco.  Rápidamente, grité diciendo: ¡Mama aquí hay alguien! Mi madre me oyó, y en menos de 30 segundos, entró en la habitación. Me miró extrañanada, pues yo estaba empapado en sudor por el miedo. Me dijo: ¿Hijo que Espirituste pasa?, a lo que le respondí : ¿No ves al señor? Mi madre, con mirada perpeja dijo entonces: ¿qué señor?, pero si aquí no hay nadie, hijo mío. El miedo que me recorrió todo el cuerpo es imposible de definir, pues mientras mi madre me estaba diciendo que ella no lo veía, ese señor decrépito me observaba fíjamente. Pasaron unos segundos, eternos para mí, y la figura del anciano se desvaneció. Mi madre me cambío de ropa, pues estaba empapado en sudor, y me dió un beso de buenas noches. Me sonrió, diciéndome: No te preocupes, ha sido todo un sueño. Pero al día siguiente, mi madre estaba absolutamente sobresaltada, me despertó, llevándome por todo el pueblo con ella, para preguntar a los vecinos y resto de habitantes, si alguien había vivido en esa casa,  antes de nuestra llegada. Muchas personas reaccionaron reacias a hablar sobre el tema, poniendo excusas como que no tenían tiempo, que no llevaban allí mucho tiempo, que no conocieron a los habitantes de aquella casa, etcétera. Por ello, nos costó mucho encontrar a alguien que quisiera hablar sobre ello. Sin embargo, al cabo de hora y media, al final y tras insistir, una anciana nos contó la verdad. Nos dijo que, hace un tiempo, había residido allí un hombre, y nos lo describió. Fue terrorífico escuchar a esa señora, ya que su descripción coincidía perfectamente con la descripcion del anciano que  yo habia visto la noche anterior. Al parecer, según nos contó, ese señor había muerto de cancer en dicha casa. Mi madre y yo nos miramos aterrorizados, pues, al fín y al cabo, todo parecía cosa de fantasmas.  Nos reconocieron que sospechaban de una presencia en esa casa, pero que no tenían pruebas de ello, y por eso, no se atrevían a declarar la “posible existencia de fantasmas en dicha casa“. Dada la situació, abanadonamos dicha residencia a los pocos días. Después de muchos años, ya de adulto, volví a Pobes, pero la estación había sido derribada y cambiada por una caseta de cambios de vía automático. Tras hablar con varios habitantes, comprobé que todos recordaban con nostalgia esa estación, algo que a mí me sobrecogió. Tras aquella experiencia, planteo esta pregunta: ¿Existen los fantasmas? Diría que si. ¿Fue un sueño? No lo sé.  Lo que sí se es que me sentía despierto, y yo, pude ver a esa figura translucida, el recuerdo en mi mente, de la existencia de los fantasmas.

AnimasHoy día, pienso en ocasiones, sobre que sería de aquel espíritu. Su casa había sido derribada. Es entonces cuando siempre me ronda esta pregunta en mi mente: ¿Por qué sería derribada si todos los del pueblo decían que era una obra de arte de piedra antigua?. Es increible, pues era considerada una joya arquitectónica que daba estilo al pueblo de Pobes. ¿Seria su desmantelamiento por razones economicas o habria alguna razon oculta que renfe queria ocultar? Nunca lo sabremos, pero no cabe duda que era una casa encantada. Una de tantas, repleta de fantasmas, que han desaparecido a causa del miedo que provocan en la gente de los alrededores. Es evidente que, nunca más podremos investigar en aquella casa, pero quizas en sus terrenos ocurran también cosas inexplicables. Quizás el paso del tiempo nos facilite más respuestas.

Para aquellas personas que sientan curiosidad, o simplemente sean escépticas, queda dedicada esta lectura interesante sobre ¿Que son los espectros?

Aviso: Nuestros comentarios son moderados manualmente. Rellena tu enlace sólo en el campo web. Tu enlace quedará en el perfil del usuario. Queda terminantemente prohibido escribirlo en el contenido.

Los comentarios deben ser constructivos y relevantes con el contenido. Esta es una web de esoterismo que engloba la temática variada del tarot, espiritualidad, magia, sueños. Por lo tanto trata de que, lo que comentes, tenga que ver con esta temática. Si no , tendremos que rechazar el comentario. Gracias: Marina Otero, tarotista profesional.

2 Comentarios

  1. Magno H. 27 noviembre, 2015 Responder
    • Jesus 28 noviembre, 2015 Responder

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Imagen CAPTCHA

*